Calderas de condensación: ¿Qué es y cómo funciona?

Calderas de condensación

Calderas de condensación: ¿Qué es y cómo funciona?

Entre los sistemas de calefacción más utilizados, los usos de calderas de condensación destacan por ser un complemento ideal y con grandes beneficios, ya que ofrecen un alto rendimiento, mayor ahorro que las calderas convencionales, mínimas emisiones contaminantes, y un mantenimiento sencillo y rápido. Parecen muchas ventajas, ¿no? Y aún falta mucho más por conocer. Quédate hasta al final y descubre mucho más de las calderas de condensación y su funcionamiento.

¿Qué son las calderas de condensación?

Las calderas de condensación son un novedoso y tecnológico sistema implantado en el sector de la calefacción que emplea el uso de calderas. Estas calderas funcionan como calentadores de agua gracias al uso de combustibles de gas o gasoil. De este modo, consigue recuperar el calor de la condensación del vapor de agua en los gases de escape suponiendo un mayor rendimiento, en comparación con los demás sistemas.

Las calderas de condensación son en pocas palabras, un tipo de caldera de gas estanca con una única diferencia: su nivel avanzado de eficiencia. Para ofrecer el mejor sistema de calefacción en los espacios, la calefacción de condensación aprovecha el calor que se genera al enfriar el vapor de agua que cuenta con humos de condensación. Sin embargo, en el caso de las calderas tradicionales, se dejan escapar los humos directamente por la chimenea sin aprovechar el poder calorífico con el que cuentan.

Cómo funciona

No cabe duda que la calefacción por condensación es un método eficiente, sostenible y beneficioso. En cuanto a su funcionamiento se trata, el principal factor clave de este sistema se basa en el proceso de condensación. Esta fase consiste en la transformación del estado líquido de una sustancia a su estado gaseoso (vapores).

Como consecuencia, este cambio genera cierta cantidad de energía conocida como «calor latente».  Las calderas utilizadas en este sistema, están diseñadas para poder condensar los vapores de agua contenidos en los gases de la combustión. La utilización de esta técnica permite recuperar una parte importante de calor latente. Como resultado, esta energía recuperada reduce considerablemente la temperatura de los gases de combustión hasta 45ºC o menos, limitando así la emisión de gases contaminados.

La calefacción de condensación es ideal para reducir la absorción de gases contaminantes, ahorrar dinero, y aumentar el rendimiento de tu sistema de calor en tus espacios. La vida útil de estos sistemas es de hasta 10 años, así que si estás pensando en invertir en una técnica de calefacción en tu vivienda esta podría ser una gran inversión a largo plazo. Eso sí, sea cual sea tu decisión puedes contactar con nuestros profesionales en Hogar del Gas, empresa de instalación y mantenimiento de calefacción, para asesorarte aún más sobre tus opciones.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Llámenos al 657 01 01 36 o déjenos su teléfono y le llamamos.